El Real Decreto Ley 7/2019 de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler alarga el periodo obligatorio de alquiler para el arrendador de 3 años a 5 años para los arrendadores personas físicas y a 7 años para los arrendadores personas jurídicas. Puesto que el inquilino puede rescindir el contrato a partir de los seis primeros meses, y los costes de mudanza a otra vivienda son relativamente pequeños, el alargamiento de los plazos obligatorios tiene un efecto económico favorable a los inquilinos en un mercado de alquiler al alza.

No está claro, sin embargo, el efecto de estas medidas en mercados a la baja o con alternancia de subidas y bajadas como son los mercados reales.

En este artículo hemos intentado estimar los efectos económicos del alargamiento de la duración de los contratos.

Pulse aquí para leer el artículo completo.

Efectos sobre los ingresos por alquiler del aumento de la duración del contrato de arrendamiento de viviendas.